jueves, 7 de diciembre de 2017

CÓMODA Y MESITAS EN DECAPÉ




Este tipo de muebles de pino estuvieron muy en boga en los años 90, seguro que todos hemos tenido o aún tenemos alguno en nuestras casas y como suele suceder tanto en  decoración como en  moda  los objetos y la ropa pasan de la más absoluta actualidad a la perdida de  popularidad. Una forma de renovarlos y rejuvenecerlos es el decapé que a pesar de ser una técnica que lleva mucho tiempo  en el mundo del interiorismo sigue siendo tendencia. El efecto decapé nos permite actualizar un mueble de forma sencilla, darle un aspecto estilo shabby, renovarlo por completo transformándolo en una pieza diferente de apariencia delicada y aire romántico.





Cuando realizamos la técnica del  decapé no aplicamos imprimación y solemos utilizar pinturas a la tiza, porque  tienen buena adherencia y resultan más fáciles a la hora de desgastar. Un par de manos suelen ser suficientes, aunque desde nuestra experiencia podemos decir que la tercera mano deja un acabado mucho más unificado en cualquier tipo de pintura;  pero en este caso  con un par de manos de pintura a la tiza será suficiente, no queremos cubrir en exceso la madera para que después  al  desgastar nos resulte más sencillo que aparezca.






Con una lija, vamos  desgastando las aristas y las zonas de roce. Se puede retirar más o menos pintura, es cuestión de lo que más nos guste.



Como acabado utilizamos una pátina de betún de judea para darle un aspecto más envejecido.




 Un resultado estupendo para esta cómoda y estas dos mesitas de pino que se nos habían quedado un poco trasnochadas.


Al final decidieron suprimir la cajonera superior de la cómoda y darle otro uso, De cualquiera de las dos maneras está ideal.



Feliz jueves!

jueves, 23 de noviembre de 2017

ALACENA RENOVADA



Los colores escogidos para pintar esta alacena están inspirados en la gama cromática del alegre y colorido estampado de flores de unas butacas que han servido de base para la decoración y renovación de unos muebles de herencia  totalmente actualizados.
 Esta alacena, dos butacas, una mesa de comedor, seis sillas, una lámpara y dos mesas auxiliares; son el mobiliario que hemos reformado para este salón-comedor.
Las butacas y la lámpara fueron las dos primeras entradas de esta serie en las que os iremos mostrando toda la trasformación.


Preparamos el mueble desmontando todas las piezas posibles y suprimiendo algunas, como un espejo y una luz interior que restaban espacio de almacenaje.







Reparamos, encolamos y repusimos zonas en las que la chapa estaba deteriorada o faltaba.









Limpiamos bien  y aplicamos dos capas de imprimación multiusos, lijando suavemente entre capa y capa.




Pintamos combinando los tonos  verde y lino en un esmalte satinado acrílico, dimos tres manos de cada color.




Los agujeros de los pomos los tapamos con masilla y lijamos bien.



El interior lo decoramos con lunares de color blanco, utilizamos pegatinas para ayudarnos a dibujarlos. Colocamos el adhesivo pintamos y a continuación lo  retiramos.








Los pomos los pintamos en dos tonos para las partes en  verde en lino y para las partes en lino en blanco.


Fue un trabajo laborioso pero el resultado final nos parece de lo más original, de  mueble de abuela a objeto de diseño.



Ya lo hemos repetido muchas veces... hay que mirar los objetos con otros ojos y ver más allá del a simple vista, con un poco de creatividad viejos enseres se convierten en muebles atractivos, actuales y únicos. Es posible conservar piezas de herencia con aires más actuales.


¡Feliz jueves!